Estás en AbcBolsa Blog: Portada » Artículos

business-15498_640

EL HOUSE MONEY EFFECT

En el argot bursátil, se conoce como house money effect o efecto del dinero de la casa a la tendencia natural  que tienen muchos inversores a elevar el nivel de riesgo cuando, en las sucesivas operaciones bursátiles, y, con el dinero obtenido como beneficio, toman menos precauciones  al llevar a cabo posteriores operaciones bursátiles.
Cuando el inversor, en su operativa bursátil habitual, invierte su propio dinero, lo normal es que sea cauto y precavido evitando asumir riesgos importantes y primando la minimización del mismo. Por el contrario –y aquí aparece el house Money effect-,  cuando el inversor,  tras una inversión inicial, prudente y conservadora,  ha obtenido una serie de beneficios con esa primera inversión en bolsa,  tiene la impresión de que, al reinvertir ese  beneficio inicial obtenido, está invirtiendo con dinero ajeno -lo cual no es cierto- y por tanto asume mucho más riesgo que cuando invertía con el capital inicial.
Esta creencia que tiene el inversor es, evidentemente absurda, ya que siempre se debe de mantener la misma prudencia, tanto en el manejo del capital inicial como en el del beneficio sobrevenido, puesto que el beneficio obtenido, una vez forma parte de su patrimonio, es también “dinero de la casa”. En el caso contrario, posiblemente, la aventura de dicho inversor en los mercados bursátiles, será  corta y desagradable.

 

Un ejemplo de house money effect o efecto del dinero de la casa que hemos  sufrido prácticamente todos alguna vez en nuestra vida –aunque extrapolado a un juego y no a una inversión- es, cuando, comprando la tradicional lotería de navidad, hemos vuelto a jugar, posteriormente, las pequeñas ganancias, reintegros o pedreas obtenidas  en la  “lotería del niño”, perdiendo, no solo el beneficio obtenido en la primera de las loterías, sino también la inversión inicial.

Artículo de Carmen Muñoz publicado en El Correo de Andalucía el 10/03/2015 sección Economía/Bolsa

(Visited 106 times, 1 visits today)
Escrito el 23-03-2015 por Carmen Muñoz