Contratos por Diferencias (CFDs), un producto simple, líquido (en realidad la liquidez de la bolsa), transparente y muy flexible.

Contratos por Diferencias (CFDs), un producto ideal para trabajar en mercados alcistas y bajistas.

Videos CFDs 

CFDs IBEX 35 Garantías

Contratos por diferencias CFDssobre índices

Sistemas TradingCFDs (Sistemas Contratos por Diferencias)

Manual de Contratos por Diferencias(CFDs)

Comisiones en Contratos por Diferencias(CFDs)

Curso de Contratos por Diferencias (CFDs)

 

CFDs

Agenbolsa Trader Internacional, la plataforma más premiada. Pruebe gratis la plataforma totalmente operativa durante 20 días.

Agenbolsa le ofrece la posibilidad de operar en el mercado Forex (120 pares de divisas – Principales, menores, exóticas, ordenes a plazo, en firme y opciones), CFDs (acciones nacionales e internacionales) y en los principales mercados internacionales de derivados Eurex, Monep, Globex, etc con la mejor plataforma del mercado, AGENBOLSA TRADER INTERNACIONAL, con operativa y datos en tiempo real de los mercados.

Pruébelo durante 20 días con una cuenta en demo con simulación de operativa y saldo ficticio contra el mismo mercado en tiempo real.

 

Oferta – Promoción Agenbolsa

Válida para CFDs,

Forex,

Acciones,

Futuros,

ETFs….

 

 

 

CURSO – MANUAL BÁSICO DE CONTRATOS POR DIFERENCIAS (CFDs)

NATURALEZA DE LOS CONTRATOS POR DIFERENCIAS (CFDs).

 

Los Contratos por Diferencias o CFDs (contract for differences, por sus siglas en inglés),  son operaciones  financieras llevadas a cabo sobre acciones o índices bursátiles  en los que la liquidación  de los mismos se realiza  por la diferencia entre el precio de compra  y el de venta, y todo ello, además,  sin necesidad de llevar a cabo la entrega física  del activo subyacente (títulos físicos o índices). Las dos partes acuerdan intercambiar la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de un activo financiero.

 

En realidad, el contrato por diferencia (CFD) no es más que un contrato entre el inversor  y una entidad financiera (normalmente un broker  o banco emisor) por el que esta compra los títulos en Bolsa y financia la adquisición, de modo que  el inversor sólo tiene que adelantar una pequeña parte  de la inversión total. El contrato por diferencia (CFD) se liquida cuando el inversor lo desee, obteniendo  este último  como beneficio la diferencia  entre el precio de compra y el de venta, igual que si hubiese comprado directamente las acciones. En el caso  de posiciones bajistas, el sistema es idéntico pero lo que hace en este caso la entidad financiera es vender  las acciones para luego recomprarlas.

 

Ejemplo de operativa en Acciones frente a Contratos por Diferencias CFDs:

 

Queremos invertir  en 1.000 acciones de BBVA a 10 euros cada acción. Para ello abrimos un contrato con el broker, que es el que compra  los títulos. Nosotros como inversor no tenemos que desembolsar los 10.000 euros que cuesta la operación en Bolsa, sino tan solo un porcentaje que oscila de un 4%,  si la operación es intradía,  a un 10%, si la operación queda abierta a final de sesión.  Es decir, estaríamos hablando  de que, ante una inversión real  de 10.000 euros, tan sólo deberíamos desembolsar  la suma de 400 o 1.000 euros, lo que supone  un apalancamiento financiero semejante  al del futuro sobre el índice del Ibex 35.

 

Siguiendo con el ejemplo anterior, si las acciones de BBVA suben a 10,10 euros y el inversor desea liquidar su contrato por diferencias (CFDs), dará orden al broker  que venderá la 1.000 acciones de BBVA. El beneficio obtenido por el inversor será la diferencia  con el precio de compra, es decir,  0,10 euros X 1.000 acciones = 100 euros. Esto supone  una rentabilidad  del 10% sobre   la cantidad real  desembolsada por el inversor en concepto de garantía  en el supuesto  de que la inversión se hubiese mantenido abierta durante más de una sesión  bursátil, llegando a ser el beneficio de un 25 %  en el supuesto  de que la operación hubiera sido intradía.

 

Los contratos por diferencias (CFDs)  fueron creados  ya hace años por los hedge funds, habiéndose generalizado  su uso entre los inversores europeos. A modo de ejemplo, decir  que los contratos  por diferencias suponen aproximadamente   el 35% del volumen de contratación de la Bolsa de Londres,  estando ampliamente extendido su uso entre los inversores minoristas  de dicho país.

 

 

CLASES DE CONTRATOS POR DIFERENCIAS (CFDs).

 

Existen dos clases o tipos de contratos por diferencias, a saber: los  Contratos por Diferencias (CFDs) en los que el emisor, banco o broker, fija una horquilla de contratación y los Contratos por Diferencias (CFDs) con acceso directo al mercado de valores.

 

En los primeros, la entidad emisora, broker o entidad financiera, fija la horquilla de precios  de compra-venta y el trader, si quiere invertir en los mismos  tiene que aceptar las condiciones de la emisión. En este supuesto desaparece el margen del mercado y tan solo existe  un precio de oferta y un precio de  demanda con un diferencial entre ambos siempre superior al de la Bolsa.  La entidad emisora obtiene así su beneficio  del diferencial  entre el precio de su horquilla y el precio real del Mercado Bursátil.

 

Normalmente, en este tipo de contrato por diferencia con horquilla de contratación  el inversor  suele pagar más que en la Bolsa si quiere comprar, y obtiene menos si quiere vender . En contraposición, las entidades emisoras de CFDs con horquillas no cobran comisiones por la inversión.

Los CFDs  con acceso directo al mercado de valores, provocan una operación real en la Bolsa y la profundidad  de mercado que se utiliza para contratar es la misma que en la operativa de acciones.  Cuando compramos un Contrato por Diferencias, este irá directamente  al mercado de valores a nombre de la entidad emisora, la cual  convierte la operación en liquidaciones por diferencias (es decir, empieza a liquidar al inversor las diferencias de cotización, de manera diaria a cierre de sesión). En este caso, el emisor obtiene su ganancia mediante el cobro de comisiones, las cuales, normalmente, en el caso de los CFDs, suelen  ser bastante altas.

Por ello no es fácil la elección. Así deberíamos  estudiar caso por caso y ver cual es más ventajoso. Un parámetro muy importante a tener en cuenta, es que siempre debemos escoger un emisor que no ofrezca la mayor variedad de CFDs posibles, nacionales e internacionales, de acciones y de índices, así como de divisas y commodities (materias primas) y no elegir a aquel que tan solo nos pueda ofrecer acciones del ibex35, por ser este un mercado muy poco líquido y  muy poco diversificado. No debemos olvidar que la mayor garantía de nuestra inversión está en su diversificación.

 

COMPARATIVA DE LOS CONTRATOS POR DIFERENCIAS CFDS CON OTROS PRODUCTOS BURSÁTILES.

 

Los Contratos por Diferencias (CFDs) no son futuros, ni warrants ni tampoco opciones, no obstante comparten alguna de las características de aquellos.

 

Con los futuros, los warrants y las opciones  comparten  su alto grado de apalancamiento financiero, la posibilidad de apertura de posiciones cortas y la liquidación diaria de las operaciones.  Sin embargo son productos más líquidos que aquellos y están exentos de vencimiento.

 

Asimismo es un producto más líquido que la inversión en acciones con crédito al mercado. La garantía que se suele exigir en  los CFDs (5 % o  10 % según se trate de inversiones intradía o no -a veces mayor en función del activo subyacente-) es menor que la que se exige  a la venta a crédito de acciones .

 

Asimismo, juega en su favor la menor cuantía de las comisiones de los  CFDs frente a la inversión en acciones con crédito al mercado.

 

Son tan  evidentes, por último, sus múltiples ventajas  ante la compra de acciones al contado, al conjugar las ventajas de la compra de acciones con las ventajas de los futuros, que por alguno de los medios de comunicación especializados ya se está hablando  de toda una revolución bursátil  en el mundo de la inversión  minorista en España.

 

 

VENTAJAS DE LOS CONTRATOS POR DIFERENCIAS (CFDs).

 

. Apalancamiento financiero en Contratos por Diferencias CFDs.

 

Se denomina apalancamiento a la posibilidad de financiar determinadas compras de activos sin la necesidad de contar con el dinero de la operación en el momento presente.

Es decir, en el presente caso,  con  los Contratos por Diferencias (CFDs) podemos hacer la misma  inversión en acciones  con menos capital  del que necesitaríamos para hacer la misma operación en la Bolsa.  En efecto, para operar con Contratos por Diferencias (CFDs) no es necesario  desembolsar el valor íntegro de las acciones que se están comprando o vendiendo , sino tan solo depositar  el importe exigido como garantía. Dicha garantía asciende a  un 10% del valor efectivo  de la operación cuando la posición queda abierta a final de sesión. Si la posición se cierra antes de fin de sesión la garantía suele ser  5% del valor efectivo de la operación. A veces, dependiendo del sector donde se encuentra el subyacente, de la volatilidad del mercado y de la liquidez del valor, estas garantías pueden ser superiores.

 

A modo de ejemplo vamos a comparar una operación de compra de 100  acciones del BBVA comprando acciones o contratando Contratos por Diferencias (CFDs). En el presente supuesto, hemos comprado en el día de hoy a 10 euros y dentro de varios días vendemos dichas acciones  a 12 euros.

 

Con acciones                         Con CFDs

 

Precio de compra                  10 euros                                  10euros

 

Precio de venta                     12 euros                                  12 euros

 

Ganancia        2×100 acciones = 200 euros                2x 100 CDFs= 200 euros

 

Inversión inicial 10x 100 acciones = 2000 euros       10x 100x 10% garantía = 200 euros.

 

Rentabilidad sobre inversión    20%                                               200%.

 

De dicho supuesto podemos  comprobar como gracias al efecto de apalancamiento financiero de los Contratos por Diferencias (CFDs) hemos obtenido una rentabilidad diez veces mayor con este activo que si hubiésemos efectuado la compra del mismo número de acciones.  Por eso podemos afirmar que hemos obtenido  una ratio de apalancamiento financiero de 10 a 1, es decir, con una inversión diez veces menor, hemos obtenido un mismo beneficio que con la compra al contado.

 

Al comprar Contratos por Diferencias (CFDs), como se produce una operación real en el Mercado Bursátil, el emisor del CFDs está pagando  a la Bolsa el importe íntegro  de la compra de acciones y, en el mismo momento en el que se lleva a cabo la operación, emite un contrato de CFDs  a favor del inversor y comienza a liquidarle  diariamente  las diferencias en su  cuenta. Si el  inversor  mantiene su posición comprada  al cierre de la sesión,  como la liquidación es diaria (es decir, que al cierre de cada sesión se le abonarán  o cargarán en su cuenta  los beneficios o pérdidas de su inversión), el emisor le imputará una comisión  equivalente al  tipo  de referencia [Euribor  o Libor (12meses) +  2 ó 3 %] / 365 días  sobre el valor total de la posición comprada  a fin de sesión.  Es decir, en las posiciones largas (compradas) el broker  carga  al inversor  el  coste financiero de la operación.

 

. Posibilidad de abrir posiciones cortas con Contratos por Diferencias CFDs.

 

Para la gran mayoría de los inversores de nuestro país, acostumbrados a invertir  únicamente en acciones, la única posibilidad  de obtener rentabilidad a su inversión es mediante compras de acciones esperando que su precio suba. Sin embargo, al igual que ocurre con los futuros,  con los Contratos por Diferencias (CFDs) también podemos invertir a la baja. Es decir, este producto nos permite  invertir tanto si la Bolsa sube como si baja, mediante la apertura de lo que se denominan posiciones  largas posiciones cortas. 

 

Se denomina posición larga a la compra de un activo (acción o  contrato de  futuro)  a la espera de que su cotización suba y realicemos el beneficio entre el precio de compra y el precio final de venta.

 

Denominamos por el contrario posición corta, a la venta de un activo (acción o contrato de futuro)  a la espera de que su cotización baje y realicemos el beneficio entre el precio de venta  y el precio final de recompra.  Es decir, nosotros estamos vendiendo una acción o futuro, aún sin haberlo comprado antes y,  para cerrar esa posición abierta, recompramos  posteriormente esos mismos activos. Si en el ínterin el precio ha bajado, ganaremos la diferencia entre el precio en el que vendimos y el precio en el que hacemos la recompra.

 

Este tipo de  operación podemos llevarla a cabo con Contratos por Diferencias (CFDs), pudiéndose obtener  beneficios tanto de los mercados alcistas como de los mercados bajistas. En tal caso, el broker emisor dispone de una cartera de títulos propios para cubrir los títulos de esa venta frente al mercado (Sino dispusiera de títulos propios para cubrir dicha venta, el  contrato de CFDs no se generaría). En dicho supuesto, como el broker emisor está vendiendo títulos  de su propia cartera, está recibiendo  el importe integro de la venta., por ello, al  realizar la operación bursátil de venta emite un contrato de CFDs a favor del inversor y con ello está convirtiendo el movimiento de las acciones vendidas  en liquidaciones diarias por diferencias  en la cuenta del citado inversor. Además, si este  no cierra la posición al cierre diario de la sesión sino que mantiene su inversión (es decir sigue vendido o manteniendo su posición corta) el broker emisor ingresará en la cuenta  del inversor, en concepto de intereses, la cantidad equivalente a  un tipo de referencia [Euribor, Libor o Libid(12 meses)  -2 ó 3 %] / 365 días sobre el valor total  de la posición vendida  abierta a fin de sesión.  Es decir dicha inversión estará devengando un pequeño interés adicional al inversor, al margen del posible beneficio o pérdida que pueda obtener con su inversión. Es decir, en las posiciones cortas (vendedoras ) el broker  abona a favor del  inversor  el  interés  financiero  obtenido como consecuencia   de la operación de  venta de títulos.

 

 

Los   Contratos por Diferencias (CFDs)   nos permiten, además,   crear estrategias de inversión mediante coberturas parciales o totales  de los títulos que el inversor tiene en cartera mediante posiciones largas y cortas a la vez.

 

Es necesario señalar que en casos muy excepcionales y circunstancias extremas, el broker emisor podría restringir la apertura de posiciones cortas de algún determinado valor, por ejemplo en el supuesto de no tener cartera propia de dicho valor suficiente  para cubrir una  venta masiva de dicho valor, así como en casos de OPAS, fusiones, etc, aunque la norma es que  se pueda operar a la baja sin ningún tipo de problema, incluso en días de alta volatilidad de los mercados.   Esto no significa que  los inversores que tengan abiertas posiciones largas, es decir se hallen comprados,  no vayan a poder vender. Todo inversor que teniendo abierta una posición larga podrá vender y cerrar la posición  sin ningún tipo de restricción y  al precio oficial negociado en el mercado continuo.

 

Liquidez de los Contratos por Diferencias (CFDs).

 

Entendemos por liquidez bursátil a la habilidad de un mercado de absorber cantidades razonables de acciones por la compra y por la venta sin incurrir en cambios drásticos en los precios de los valores. El título de una empresa que mantenga un alto volumen de negociación accionarial por jornada, en relación con su número total de acciones, tendrá una alta liquidez. Es por tanto un parámetro fundamental a la hora de llevar a cabo una inversión bursátil.

 

Un contrato por diferencia tiene la misma liquidez que su subyacente (títulos físicos o índices) en Bolsa. Por tanto, si invertimos mediante Contratos por Diferencias (CFDs) en acciones de gran liquidez, v.g. Telefónica, BBVA, SAN, ect,  nos aseguraremos un producto de gran liquidez.

 

 

Liquidaciones diarias de los Contratos por Diferencias CFDs.

 

Los Contratos por Diferencias (CFDs) se liquidan diariamente, es decir, al cierre de cada sesión del mercado se abonan o cargan en cuenta a cada inversor los beneficios o pérdidas  de su operación. Para su mejor compresión contemplemos el siguiente ejemplo:

 

Día 1: Compra de 100 acciones de Telefónica  a 16 euros.  El valor cierra a. 15, 98.

 

Día 2: No realizo ninguna  operación. Telefónica  cierra a 16,04.

 

Día 3: Vendo la mitad de mi posición  en Telefónica a 16,05. Al cierre de la sesión está a 16, 10

 

Día 4:  Cierro las 50 Telefónicas  que me quedan a 16,07.

 

CON ACCIONES                               CON DFDs Contratos por Diferencias

Contrato 100 CFDs a 16 euros.

Día 1:       Desembolso 100 x 16 = 1600 Euros                                   Liquidación negativa  de – 2 euros.

Garantías depositadas  159, 80 euros.

 

                                                                                                              Liquidación  positiva de  + 6 euros.

Día 2:       sin operaciones.                                                                  Garantías depositadas de 160,40 euros.

 

Día 3:     Ingreso 50 x 16,05 = 802, 50 euros                                       Liquidación positiva de + 3,50 euros.

Garantías depositadas 80, 50 euros.

 

Día 4:     Ingreso 50 x 16, 07 = 803, 50 euros                                      Liquidación  negativa  de –1,50 euros

Sin garantías, pues he cerrado la posición.

 

Resultado total:   802,50 + 803,50 –1600 = + 6 euros                     -2 + 6+ 3,50 –1,50 = + 6 euros

 

. No tiene vencimientos el Contrato por Diferencias CFDs.

 

A diferencia de los futuros  sobre acciones, las opciones sobre acciones o de la operativa de crédito al mercado, los Contratos por Diferencias (CFDs) no tienen vencimiento. Consecuentemente,  el precio del contrato por diferencia no se ve influido por el cálculo del valor al vencimiento, como en el caso de un contrato de futuros, ni por la pérdida del valor de la opción en el caso de opciones sobre acciones. El precio será el mismo que el de la acción  al que va referenciado durante toda la vida de la operación. No es necesario por tanto hacer el cambio de  posiciones de un vencimiento a otro (como ocurre con los contratos de  futuros) en caso de que se desee  mantener una inversión durante un periodo largo de tiempo.

 

.  Flexibilidad  en la operativa con Contratos por Diferencias CFDs.

 

Una característica importante de los Contratos por diferencias (CFDs) es su facilidad  para comprar o vender  bajo cualquier condición de mercado. Asimismo, podemos utilizar  en la operativa cualquier tipo de orden, como si de una compra normal  de acciones se tratase: a mercado, condicionada, limitada, con stop de pérdidas,  ect.

 

  

CONTRATOS POR DIFERENCIAS (CFDs) Y REPARTO DE DIVIDENDOS  O  EMISIÓN DE DERECHOS  EN UNA AMPLIACIÓN DE CAPITAL.

 

 

En el supuesto de reparto de dividendos, el  inversor de Contratos por Diferencias (CFDs) mantiene todos los derechos económicos de la acción. Por ello, se le abonarán los dividendos correspondientes y también el importe que le corresponda del derecho de ampliación preferente en el supuesto de ampliación de capital.

 

Si, en cambio, su posición de mercado, en el momento del pago del dividendo es vendedora (corta), se le descontará  por acción la cantidad a que asciende el dividendo.

 

La realización de una ampliación de capital por parte de una empresa supondría para el portador de posiciones compradoras sobre la misma, participar  en la ampliación en idénticas condiciones que el resto de inversores. El abono en cuenta de las acciones se realizará  en la fecha que se recoja en las condiciones de ampliación.

 

Contrariamente,  al inversor que tenga abierta una posición corta (es decir, que se halle vendido), se le descontará el número de acciones correspondientes, según las condiciones de la ampliación.

 

Asimismo y, para terminar, debemos  señalar que el inversor, poseedor de los  Contratos por Diferencias (CFDs), al no ostentar físicamente los títulos en propiedad, no podrá utilizar los derechos políticos que dimanan de la acción, tales como el derecho a voto en las juntas de accionistas.

 

Contratos por Diferencias (CFDs)

Juan Luis Morente Escobar

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Leave a comment