CFDs

Los CFDs o contratos por diferencias son productos en los que se intercambia la diferencia del precio de un instrumento en el momento de apertura del contrato y el precio en el momento de cierre de la operación. Igual que ocurre con las opciones y futuros, los CFDS están referenciados a un activo subyacente que pueden ser acciones o un índice bursátil.



Los inversores utilizan los CFDS con dos finalidades muy distintas:
· La especulativa, mediante la cual, el inversor intenta obtener beneficios de la diferencia entre los precios de compra y venta.
· La cobertura. En este caso, y dado que los multiplicadores de los productos CFDs son menores a los de los contratos de futuros, se puede ajustar con mayor facilidad el tamaño de la posición a cubrir, pudiéndose invertir menores cantidades en este producto.
Las garantías, y por consiguiente la posibilidad de apalancar nuestras inversiones, representan un factor muy valorado por los inversores, pues ello les permite realizar un uso más eficiente de sus recursos.
Recuerda que las operaciones apalancadas conllevan un riesgo de pérdida significativo, pudiendo ser superior a la cuantía de los fondos requeridos en concepto de garantías.
El apalancamiento puede ampliar tus ganancias pero también tus pérdidas.
Por su sofisticación y elevado riesgo, este producto sólo resulta indicado para inversores experimentados, ya que exige el conocimiento de los mercados y capacidad financiera para afrontar las eventuales pérdidas.
Las principales características de los CFDs son:
· Niveles de apalancamiento elevados.
· Comisiones muy competitivas.
· Sin cánones de bolsa.
· Sin costes por custodia de valores.
· Posibilidad de abrir y mantener posiciones cortas.
· No tienen vencimiento.
· Radar de figuras técnicas.
· Negociación electrónica, mayor agilidad.
· Múltiples tipos de órdenes.
· Misma liquidez que los mercados.
· Control en tiempo real de tus posiciones.
· Acceso en tiempo real las 24 horas a miles de instrumentos de mercados globales.

Dado el grado de apalancamiento de estos productos, existe un riesgo real de pérdida económica, pudiendo ser superior a la cuantía de los fondos requeridos en concepto de garantías.

Por su sofisticación y elevado riesgo, este producto sólo resulta indicado para inversores experimentados, ya que exige el conocimiento de los mercados y capacidad financiera para afrontar las eventuales pérdidas.

Consigue ahora tu cuenta demo.