Mercados en máximos: ¿qué hacemos ahora?

Mercados en máximos: ¿qué hacemos ahora?

  • Las aportaciones periódicas no deberían de paralizarse, aunque si puede ser buen momento para reequilibrar las carteras y guardar munición para cuando las bolsas bajen
fondos-inversion-gestor-dreamstime.jpg
  1. Sara Rivas

17/02/2021 – 9:51

El Dow Jones supera los 31.000 puntos, el S&P está a punto de llegar a los 4.000, los bonos también se encuentran en niveles de máximos históricos… Incluso el bitcoin está rozando los 50.000 dólares cuando hace justo un año no llegaba a los 10.000. Salvo el Ibex 35, todos parecen estar sumidos en una gran fiesta. Y los datos, de momento, no parecen frenar a los inversores

Según Bank of America, la última semana hubo récord histórico de entradas de dinero en fondos de renta variable global. Y por segunda semana consecutiva, se estableció una nueva plusmarca de entradas en fondos de tecnología. Small Caps, materias primas, emergentes… Todos siguen la misma estela. Y no es de extrañar porque cuando la rentabilidad roza el cero, o es incluso negativa en muchos activos conservadores, las Bolsas suelen convertirse en la inversión estrella.

Pero, ¿qué hacer cuándo los mercados están en máximos? ¿Hay que aprovechar para hacer caja? ¿Conviene recoger parte de los beneficios para tener munición por si los mercados bajan? La respuesta es depende. Una de las frases más míticas de Warren Buffett dice: «sé codicioso cuando los demás tengan miedo; y miedoso cuando los demás sean codiciosos». Pero existen excepciones.

La primera, se encuentra en las inversiones periódicas. Si se invierte a largo plazo y se realizan aportaciones de forma recurrente y periódica, incluso automáticas, ¿por qué pararlas? «Jugar a ser adivinos con el mercado es algo que suele salir mal, nadie sabe con seguridad si se ha llegado ya al tope», afirma Ian Petrina, director comercial de Más Valor y asesor financiero en la plataforma de asesores en Finect.

Petrina reconoce que las valoraciones ahora son muy exigentes, sobre todo en Estados Unidos, y que el mercado tiene que bajar aunque nadie puede decir si ocurrirá hoy, mañana o dentro de un mes. «Las aportaciones periódicas están pensadas para entrar cuando la bolsa está más alta y más baja. Cuando la bolsa baja, se compran más aportaciones, cuando sube, menos. Al final el tiempo todo lo compensa», asegura Carmen Muñoz, asesora financiera de AbcBolsa e integrante también de la plataforma de asesores de Finect.

Eso no quita que cuando los mercados bajen no se aproveche para realizar inversiones extra. De hecho, Petrina recomienda ahorrar todos los meses un 10% de los ingresos y de esa parte invertir un porcentaje que sea cómodo y otro apartarlo para poder aprovechar las posibles oportunidades. Aun así, recuerda que «jugar a ser adivino no suele ser un buen juego»

Lo que si se debe hacer es aprovechar para reequilibrar. Por ejemplo, si la tolerancia al riesgo en cartera de un inversor le permite tener un 50% de renta variable y con las subidas se ha ido al 70%, sería un buen momento para vender parte de la posición o para paralizar nuevas aportaciones hasta que se ajuste ese peso, ya que se está asumiendo más riesgo del planeado.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

Pero, ¿y si se va a comenzar a invertir? Ya se sabe que para empezar, «el mejor momento para hacerlo fue ayer y el segundo mejor hoy». Lo que no quiere decir que se invierta todo a la vez. De hecho, los asesores recomiendan hacerlo de forma paulatina y periódica. Por ejemplo, en lugar de invertir 10.000 euros de golpe, dividir el montante en 10 aportaciones de 1.000 euros al mes. O si se van a invertir 20.000, ir metiendo 1.000 euros al mes durante 20 meses.

Es cierto, que algunas aportaciones se realizarán con un mercado alcista, lo que implica ganar menos que si se invirtiese todo de golpe cuando el mercado está en mínimos como los vividos hace ya casi un año. La ventaja es que en el largo plazo las aportaciones en máximos se compensan con las de mínimos. Además, si realmente se produce una gran caída en el corto plazo solo afectará a una parte de la cartera y las próximas compras podrán realizarse a precios más baratos.

Artículo publicado en El Economista el 17/02/2021

Leave a Reply